CUBA 1963 ¿Qué sucedió después de la Crisis de Octubre?

Publicado: 01/02/2013 en Historia
Etiquetas:, , , , , ,

1-crisis-de-octubre

La política de Washington hacia Cuba continuó basándose en el derrocamiento de la Revolución y su sustitución por un Gobierno afín al de Estados Unidos

Por ANDRÉS ZALDÍVAR DIÉGUEZ Y PEDRO ETCHEVERRY VÁZQUEZ
Fotos: Cortesía de los autores

FUENTE: BOHEMIA

Los acuerdos entre los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética para dar por finalizada la Crisis de Octubre de 1962, sin la participación de Cuba ni tomar en consideración las justas exigencias expuestas por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en sus conocidos Cinco Puntos, en vez de sentar las bases de una nueva etapa en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que dejase atrás la agresividad de que era víctima la mayor de las Antillas, trajeron para 1963, un recrudecimiento de las actividades subversivas.

2a-crisis-de-octubre

El terrorismo contrarrevolucionario no se detenía ante
niñas y niñosEl fortalecimiento de las acciones anticubanas desde inicios de aquel año encontró fundamento en el texto de la conferencia de prensa del presidente John F. Kennedy del 20 de noviembre de 1962, que generalmente se recuerda como expresión pública de la “solución” del conflicto: el compromiso del Gobierno de Estados Unidos de no intervenir de forma militar directa contra la Revolución a cambio de la retirada del armamento estratégico instalado en la Isla.

Las palabras del presidente Kennedy, tomadas como rectoras de la actividad contra Cuba, expresaban: “No abandonaremos los esfuerzos de orden político y económico o de otra naturaleza, en el hemisferio, para impedir la subversión procedente de Cuba, ni nuestra esperanza y propósito de que el pueblo cubano pueda ser algún día verdaderamente libre”.

2b-crisis-de-octubre

La gestación de una “Política de Múltiple Vía”

La política de Washington hacia Cuba continuó basándose en el derrocamiento de la Revolución y su sustitución por un Gobierno afín al de Estados Unidos. Ello no implicaba una intervención militar directa, sino el debilitamiento de las bases de sustentación del país para provocar la caída del Gobierno Revolucionario; contrarrestar su ejemplo para otras naciones y reducir su influencia en el hemisferio, así como incrementar los costos que para el campo socialista representaba apoyar la Revolución. Tras la cancelación de la Operación Mangosta a inicios de 1963, para planificar y coordinar las acciones contra Cuba, de los diferentes Departamentos y Agencias -incluida la CIA- se creó en el Departamento de Estado una Oficina de Asuntos Cubanos.

Las medidas públicas que se comenzaron a planificar y se adoptaron de inmediato, respondían a “los esfuerzos de orden político y económico” manifestados por Kennedy. Las de carácter político dieron continuidad a las intenciones de lograr el aislamiento internacional de la Revolución a través de la OEA. La política reformista hacia el continente, iniciada desde 1961 a través la Alianza para el Progreso, completaba su contenido contrarrevolucionario con el respaldo a ultranza de los regímenes de “democracia representativa”, en particular el de Venezuela y de su mandatario Rómulo Betancourt. Aquel régimen, y aquella figura, se potenciarían a partir de entonces, ante el continente, como los ejemplos a imitar, en oposición a Cuba y su Comandante en Jefe Fidel Castro.

Los “esfuerzos” económicos eran en realidad acciones de guerra económica: el Memorándum 220 de Acción de Seguridad Nacional, del 5 de febrero de 1963 estableció las “listas negras” de embarcaciones que participaran en el comercio de terceros países con Cuba, lo que provocó el casi total aislamiento comercial con países del mundo occidental. Valgan las cifras: en el primer trimestre de 1963 solamente 59 buques tocaron puertos cubanos, comparados con 352 en el mismo período de 1962.

El Departamento de Agricultura recibió, desde mayo de 1963, una encomienda especial, cumplida en pocos meses: influir en el incremento de la producción mundial de azúcar, para hacer disminuir los precios y limitar con ello las entradas financieras de Cuba.

Otra medida de guerra económica de gran impacto se adoptó el 8 de julio de 1963, cuando el Departamento del Tesoro remplazó las Regulaciones de Importaciones Cubanas por las denominadas Regulaciones de Control de Activos Cubanos, sobre la base de la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917. Ello implicó el congelamiento de los fondos del país depositados en bancos estadounidenses; la prohibición de las transacciones financieras y comerciales que no estuvieran bajo licencia; el “embargo” de las importaciones cubanas y la prohibición a cualquier persona de cualquier nacionalidad, de establecer actividades comerciales no autorizadas con Cuba en dólares estadounidenses. Este documento incorporó las Regulaciones sobre Exportaciones del Departamento de Comercio.

Todo ello confirió al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba los rasgos básicos que le han caracterizado durante más de medio siglo, y fue la respuesta imperialista al primero de los Cinco Puntos, que exigía su eliminación.

2c-crisis-de-octubre

Los “esfuerzos de otra naturaleza”

Tras las palabras de Kennedy del 20 de noviembre, la inmediata declaración de la Dirección Nacional de las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI) y el Consejo de Ministros señaló: “El gobierno de Estados Unidos ha reiterado sus propósitos intervencionistas. Ha declarado que en ningún caso abandonará sus agresiones de orden político y económico, «o de otra naturaleza». ¿Qué se entiende por medidas de otra naturaleza contra Cuba? Subversión interna, sabotajes, actos terroristas, ataques piratas, filtraciones de agentes de la CIA, desembarcos y lanzamientos de armas a nuestro territorio, invasiones de mercenarios, en fin, todo lo que en el argot del Pentágono, se califica con el nombre de guerra paramilitar”.

Tal augurio se comportó de esa manera. Las acciones terroristas se incrementaron con rapidez, e ignoraron las demandas de Cuba para lograr una verdadera solución a la Crisis de Octubre. Según el nuevo plan de acciones encubiertas de la CIA, en los sabotajes contra la economía se priorizarían los objetivos de generación eléctrica; refinación de petróleo, la producción de aceites y lubricantes; el transporte (en especial el marítimo), así como las instalaciones de producción y procesamiento de manufacturas. En fin, la paralización del país.

Fueron de suma peligrosidad las 11 infiltraciones con pertrechos de guerra para las bandas de alzados en las principales regiones montañosas. Entre ellas, tuvieron relevancia los intentos de fortalecer las redes de espionaje y los focos de bandidos a través de agentes como Esteban Márquez Novo (Plácido), que consolidó una peligrosa red de espionaje y subversión denominada Frente Unido Occidental, con incidencia desde Pinar del Río hasta Matanzas, así como de Clemente Inclán Werner, por la misma zona; y por la antigua provincia de Oriente Pedro Comerón Pérez y Manuel del Valle Caral.

Desde inicios de 1963, en la misma medida en que los batallones de Lucha Contra Bandidos y el Buró de Bandas de la Seguridad del Estado iban perfeccionando su sistema operacional, con el apoyo de las principales organizaciones políticas y de masas, los alzados comenzaron a entrar en una crisis, que los llevó a incrementar la agresividad de sus actos terroristas, quemando tiendas del pueblo, escuelas rurales, viviendas campesinas y otras instalaciones agrícolas y cometiendo crímenes cada vez más violentos, hasta llegar al asesinato de 51 personas, incluyendo siete niños o adolescentes, como el de los hermanos Yolanda y Fermín Rodríguez Díaz, de 11 y 13 años, el 24 de enero, en el municipio matancero de Bolondrón; así como el del campesino Ramón Pisco Bardanca, de 69 años, y su hijo Emilio Pisco Sánchez, de 16, el 21 de marzo, en la Sierra de Cubitas, Camagüey.

Con el respaldo de la estación CIA JM/WAVE radicada en Miami, los remanentes de las organizaciones contrarrevolucionarias en las ciudades continuaron su actividad subversiva. El último intento en aras de lograr un frente común tuvo lugar con la creación de un bloque terrorista denominado Resistencia Cívica Anticomunista, pretensiones que fueron neutralizadas en marzo de 1963, lo que marcaría el declinar de esta modalidad subversiva.

Alcanzaron preeminencia los ataques piratas desde el exterior. Entre el 4 de febrero y el 22 de octubre se contabilizaron 23 acciones de ese tipo, ejecutadas tanto por comandos terroristas subordinados totalmente a la CIA, así como otros que, abastecidos de medios por la tenebrosa agencia, realizaban operaciones supuestamente “autónomas”, ficción que le posibilitaba al Gobierno norteamericano evadir la responsabilidad por tales hechos. Se destacaron por su peligrosidad los ataques de lanchas artilladas contra los mercantes soviéticos surtos en puertos cubanos Lvov (19 de marzo) y Bakú (27 de marzo); el ametrallamiento de una zona que albergaba becarios en Tarará (14 de mayo); dos intentos de sabotaje de la planta de sulfometales en Pinar del Río (15 y 19 de junio) y el ataque el 22 de octubre a la flota pesquera en Isabela de Sagua.

Entre febrero y septiembre de 1963 se realizaron 11 ataques aéreos, tanto contra instalaciones económicas (refinería Ñico López en la capital, el 26 de abril; el central Brasil, el 23 de agosto y 8 de septiembre; entre otros), así como contra la población civil de Santiago de Cuba y Santa Clara. Como resultado de este último, pereció el 5 de septiembre el maestro Fabric Aguiar Noriega y resultaron heridos tres de sus hijos.

Durante 1963 se mantuvo la propaganda radial anticubana a niveles similares a la de la Crisis de Octubre. Para ello se habían instalado dos nuevos transmisores de onda media en los cayos Marathon y Sugar Loaf, al sur de la Florida, con lo cual se incrementaron los llamados al sabotaje económico, la resistencia pasiva y activa contra la Revolución y la incitación al asesinato del Comandante en Jefe, de Raúl y de otros dirigentes.
Los planes de atentado continuaban. Un agente de la CIA en la capital, Carlos Guerrero Costales, conservaba en su poder un frasco de pastillas envenenadas introducidas en Cuba como parte de las operaciones subversivas anteriores, a través de una representación diplomática, con el fin de utilizarlas contra la vida de Fidel. En noviembre, el agente AM/LASH (Rolando Cubela), contactó en París con un oficial de la CIA y entre los temas que trataron se encontraba el asesinato del máximo líder de la Revolución.

Los antiguos integrantes de la Brigada de Asalto 2506, derrotados en Playa Girón, tras su liberación a finales de 1962 (ver Así es la historia, BOHEMIA, 28 de diciembre de 2012), masivamente continuaron su entrenamiento militar en unidades del Ejército o de la propia CIA en Fort Benning. Una vez licenciados para ocultar la responsabilidad de Washington con sus acciones, muchos de ellos fueron los ejecutores de los actos terroristas que Cuba tuvo que sufrir, otros fueron la fuente de la que se extraerían asesores de las fuerzas represivas de los regímenes antipopulares en América Latina, como parte de las acciones de contrainsurgencia, e incluso varios se enrolaron como mercenarios en África y Vietnam.

La nueva Propuesta de Política Encubierta contra Cuba fue aprobada por Kennedy el 19 de junio de 1963. Según las actas desclasificadas años después, el Presidente mostró especial interés por las operaciones de sabotaje organizadas externamente, y se le mostraron mapas en que aparecían señalizados objetivos típicos del programa, y las ventajas y desventajas en su ejecución. El nuevo programa también contemplaba acciones de subversión político-ideológica, para atraer a “sectores élites” a las posiciones estadounidenses, aprovechando las diferencias surgidas entre los gobiernos de Cuba y la URSS por la solución inconsulta dada a la Crisis de Octubre.

En 1963 la contrarrevolución interna comenzó a entrar en una crisis irreversible, y como contraparte de ello, las acciones desde el exterior se incrementaron. Las nuevas agresiones continuaron recibiendo la más enérgica respuesta de nuestro pueblo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s