Más fuertes como nación

Publicado: 24/02/2013 en Politica
Etiquetas:, ,

 

17aem_cuba_poblacion

Para la mayoría de las familias cubanas no es extraño contar entre sus miembros con alguien que por una u otra razón tomó la decisión en algún momento de emigrar, sin que esto afectara para nada su deseo de mantener un vínculo sistemático con su patria

Por: Francisco Rodriguez Cruz

 

La nueva política migratoria que entró en vigor el pasado 14 de enero y eliminó restricciones innecesarias para viajar fuera del país y regresar, es quizás el inicio del completamiento de un ciclo de madurez colectiva que, en lugar de debilitarnos como algunos pudieran pensar, casi seguramente nos hará más fuertes como nación.

Para la mayoría de las familias cubanas no es extraño contar entre sus miembros con alguien que por una u otra razón tomó la decisión en algún momento de emigrar, sin que esto afectara para nada su deseo de mantener un vínculo sistemático con su patria.

También ya es bastante usual que conozcamos a numerosas personas que han ido de visita o permanecieron durante un tiempo más o menos prolongado en otro país, ya fuera por razones particulares o de trabajo y retornaron luego sin ninguna dificultad a continuar su vida en la isla.

Las migraciones, el movimiento de personas entre naciones y continentes, es un fenómeno inherente a la naturaleza humana y actualmente es sobre todo un reflejo a nivel internacional de las desigualdades y brechas en el desarrollo económico que resultan del capitalismo como sistema hegemónico mundial injusto e inequitativo.

Por otra parte, el hecho de viajar en sentido general resulta la mayoría de las veces en un enriquecimiento cultural y en una posibilidad, para quienes tengan los recursos económicos con que poderla concretar, de ampliar el horizonte de experiencias y aprender a valorar las diferencias entre una y otra sociedad.

En nuestra condición de habitantes de un archipiélago, también esta motivación se ha acentuado como un fenómeno sociológico y sicológico, lo cual además ha sido manipulado desde el exterior como arma política para tratar de socavar o presentar esta aspiración como un argumento en contra de nuestro proyecto de sociedad sobre bases diferentes.

Por eso la decisión de modificar la ley migratoria y simplificar los requerimientos para poder viajar fuera del país temporal o definitivamente, y retornar a él, pone en crisis uno de los principales temas de la propaganda política contra la Revolución cubana.

Pero además, esta medida propicia y facilita de un modo ordenado y responsable la concreción de uno de nuestros derechos ciudadanos.

Tengo casi la certeza de que una parte de quienes emigraron de manera definitiva quizás no lo hubiera hecho de haber existido la posibilidad más expedita que ahora tendremos de ir, mirar, aprender, regresar o no, decidir con conocimiento de causa dónde queremos realizarnos como individuos y por qué principios y razones vale la pena permanecer o no en un lugar.

Por supuesto que la sola enunciación de este flujo natural irrita a las facciones extremistas, y encontrará obstáculos externos a Cuba y también posibles prejuicios internos, porque hay intereses no tan nobles ni generosos que mercadean con nuestros conflictos históricos.

Esta nueva política reafirma y garantiza que nadie en Cuba reciba ninguna recriminación, ni halle trabas o le pongan en duda sus valores como ser humano por querer viajar o emigrar, pero OJO, esto no cambia el hecho duro y cruel de que en otras sociedades es bastante frecuente que a los inmigrantes latinoamericanos y de países pobres en general se les considere ciudadanos de segunda categoría, y puedan sufrir todo tipo de discriminación.

Así, sin desconocer lo personal y privado de cualquier decisión de este tipo, y sin olvidar tampoco aquella frase martiana de que “el único suelo firme en el universo es el suelo donde se nació”, lo mejor, entonces, muy probablemente sería que si alguna vez tenemos esa oportunidad de viajar y conocer otras realidades, supiéramos siempre hallar en otras partes del mundo los conocimientos y recursos suficientes para poder contribuir a hacer próspera nuestra patria y vivir en Cuba como personas plenas y felices.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s